Cómo superar tu miedo escénico

A veces, tenemos tanto miedo que no somos nosotros mismos. Nos quedamos paralizados y no podemos ni hablar. Esos nervios son habituales y los tiene todo el mundo, incluso los oradores consagrados, son necesarios para estar alerta. Lo importante es gestionarlos y aprender algunas fórmulas para superarlos y hacer que estén de tu parte. ¿Quieres conocerlas?
 

Ha llegado el momento de invertir

Hay llegado el momento de invertir y dejar de gastar y malgastar. Ya nada será igual que antes, por tanto, mejor no aferrarse a lo antiguo e innovar creando cosas nuevas y apasionantes. El mundo demanda aire fresco y para estar a la altura te falta sacar a flote lo que llevas dentro y explotar tu talento. Vas a tener que invertir en ti. En tu marca personal, en trazar tu estrategia para llega al éxito, en conocer personas que te aporten valor, en aprender cosas que te hagan crecer y desaprender aquellas que se han convertido en un lastre. Deja de perder, invierte tiempo en ti y en lo que quieres conseguir.

¿Sabes escuchar?

Si eres de esas personas que cuando alguien te cuenta su historia está pensando qué va a contestar o interrumpe no sabes escuchar. La escucha activa se practica con todo el cuerpo. Con los ojos, los pies, las manos y la actitud con la que te mueves.  Es una forma de mostrarle a los demás que te importan y te interesan. Una manera de fomentar tu empatía  y ponerte en su lugar para conectar con los demás ellos que es muy útil y necesaria en el ámbito laboral y también en el personal.

Abraza tus "defectos"

Cuando nos ponemos la máscara y decidimos obviar lo que somos no podemos crecer. Nos ocultamos y escondemos de los demás y de nosotros mismos nuestros “defectos” y eso nos impide hurgar en ellos y verlos como lo que realmente son, oportunidades. Los llevamos pegados a nosotros como si fueran una etiqueta pero no los afrontamos, sin embargo, forman parte de nosotros. Si no los amamos como amamos nuestras virtudes y fortalezas nunca podremos superarlos. Ser vulnerables no nos hace débiles, nos hace fuertes y con el tiempo más sabios. Los sabios saben ver una ventaja en sus debilidades y transformarlas en fortalezas.

¿Eres carismático?

Seguro que quieres ser una persona que decide por sí misma, que deja huella, que gestiona su tiempo y sus emociones… Una persona que cuando entra en una lugar es capaz de generar buenas vibraciones y mostrar seguro, digno de confianza, ejemplar… Una persona que atrae y que se comunica de forma eficaz… ¿Eres tú así? ¿te gustaría conseguirlo? ¿te apuntas?

No te ofendas

Cuando nos ofenden, nos manipulan. Quien ofende desea desmotivarnos y modificar nuestro estado de ánimo para que se parezca al suyo, para que no brillemos y nuestro talento se apague. No lo podemos permitir, no podemos dejarnos llevar por la ira y descontrolarnos, no podemos ponernos en sus manos y convertirnos en sus títeres. Podemos aprender a estar por encima de esas circunstancias y mantener una actitud firme. No te ofendas…